El ritmo de vida citadino, el tráfico de la ciudad y la carga de trabajo del mundo contemporáneo, hacen del estrés y la ansiedad una situación de la que nadie está exento. Sin embargo, existen múltiples tácticas para evitar que la enfermedad más famosa del siglo XXI llegue a nuestras vidas. Una de ellas es el interiorismo.

Lograr una casa libre de estrés es posible si elegimos los accesorios y colores correctos para vestirla. Te mostramos nuestra selección de tonos ideales para convertir tu hogar en un refugio de paz.

BLANCO

Por su luminosidad, este color representa la pureza y la calma; mientras que su carácter acromático (sin color) se traduce en nula oscuridad y brillo. Este tono es perfecto para aquellos que están buscando deshacerse de las energías negativas al llegar a casa.

Dormir en una habitación de color blanco te ayudará a renovarte durante la noche y atraer las energía del sol por la mañana. Si no eres fan de las paredes blancas, una opción es vestir tu cama de color blanco y colocar cortinas blancas de materiales porosos en las ventanas

AZUL

A principios del siglo XVIII una ola de importantes artistas comenzaron a usar el círculo de color newtoniano como herramienta para sus creaciones pictóricas, tomando la triada de colores rojo, amarillo, y azul como los colores primarios para la creación de sus obras de arte. Desde entonces el color azul ha formado parte importante del mundo del arte, transmitiendo un efecto de profundidad y seguridad. Mientras que en la naturaleza lo podemos encontrar en océanos de diferentes tonalidad, remitiendo a los espectadores a un ambiente de relajación y pureza.

Este tono es ideal para una pared de dormitorio si lo que buscas es optimizar el descanso. Pero si tus paredes son blancas, también puedes agregar objetos de diseño en tonos azules pálidos, como un sillón o cuadros de pared.

VERDE

Aunque este color nos remite automáticamente a la naturaleza, elegirlo puede no ser la mejor opción. El truco está en conocer sus matices y saber cómo combinarlo para evitar crear una jungla dentro de tu habitación.

Para lograr un espacio libre de estrés es necesario encontrar la armonía cromática de los análogos. Es decir, combinar este tono con colores similares que armonicen entre sí, por ejemplo el amarillo y naranja.

La forma ideal de usar el verde en tu casa es hacerlo desde su forma más pura. Coloca una planta de interior en el recibidor de tu casa y viste tu habitación con alguna planta aromática para la relajación.

TONOS PASTEL

Además de elegantes, los colores pastel tienen la característica de armonizar entre sí, lo cual nos permite crear espacios con equilibro visual.

Si quieres aventurarte con estos tonos, lo más recomendable es introducirlo a las áreas comunes de nuestra casa. Objetos de gran diseño en color rosa, lila o azul cielo pueden hacer la diferencia.

Fuente: Admagazine

En Termo Puertas Ajustables contamos con variedad de estilos en PUERTAS con colores que se adaptan fácilmente a cualquier habitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.